Seguidores

El tribunal superior de Murcia rechaza la incapacidad permanente a un trabajador que sufre un tumor pulmonar, tendinitis, trastorno adaptativo y otras patologías.


La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia (TSJRM) ha desestimado el recurso presentado por una trabajadora contra la sentencia del juzgado que rechazó la reclamación de incapacidad permanente total que había presentado por sufrir un tumor pulmonar, tendinitis, trastorno adaptativo y otras patologías.


El juzgado de Lo Social al que correspondió su demanda declaró probado que esta trabajadora, del sector de la limpieza, presentó la demanda contra el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) para que se le reconocieran esas prestaciones.


Alegó para ello que las dolencias que padecía tenían entidad suficiente para justificar la concesión de esa incapacidad, pero el juzgado no lo consideró así y absolvió al INSS.


Ahora, el TSJRM coincide con esa valoración, al comentar que las patologías que padece no le impiden realizar todas las tareas o las más importantes de su profesión, ya que la misma no le exige realizar grandes esfuerzos. Y añade que puede hacer uso de las extremidades superiores para el manejo de los útiles de limpieza precisos para el desarrollo de su labor.
 Leer también 👇

Camino al trabajo en 🛴 eléctrico ¿Es accidente laboral?

Una persona trabajadora se rompe el brazo de camino al trabajo. Se desplazaba en patinete, el TSJ de Cataluña entiende que es un accidente "in itinere", por lo tanto, accidente laboral. La Ley General de Seguridad Social en su art. 115 enumera los supuestos de lo que se considera un accidente laboral, es decir, una causa del trabajo.



Comentarios

Entradas populares de este blog

El Salario Mínimo Interprofesional (SMI) no es el salario base. Así, lo confirma una sentencia de la Audiencia Nacional

Importante sentencia. Primera sentencia que obliga a administradores concursales a pagar deudas a trabajadores

La Seguridad Social recuerda los requisitos para jubilarse desde los 61 años en España